domingo, 11 de septiembre de 2016

Mi viaje a China (6 de 7): Gran Muralla China y Palacio de Verano




¡Hola! Y por fin llegó el gran día que tanto esperaba, ¡el día en que fui a la Gran Muralla China! Siempre he querido conocerla para ver cuánto de impresionante es, y realmente.........¡¡es infinita!!



Día 9- Muralla China y Palacio de Verano

Escogimos el tramo de Mutianyu para huir de Badaling, que parece ser el más visitado y masificado, pero tampoco este tramo está libre de turistas. Es una zona muy restaurada y muy preparada para las visitas, con un teleférico que sube hasta el pie de la muralla. Después puedes elegir bajar en teleférico o en tobogán, evidentemente, ésta última fue la que escogimos, y me alegro mucho, porque me lo pasé genial!!



Fue construida en la Dinastía Qing, durante más de 200 años, y el objetivo era defender el imperio de los mongoles. Llegó a tener más de 7.000 km de longitud, aunque ahora son accesibles unos 4.000 y no "para todos los públicos". Nos encontramos con viajeros que habían recorrido algunos tramos, evidentemente menos masificados, en los que habían encontrado dificultades y tramos en los que suponía utilizar pies y manos. No todo es pasear.



Y estando allí, mires donde mires, parece infinita. Serpentea adaptándose a las montañas por las que discurre, es un construcción impresionante. 




Y si la subida en teleférico fue bonita, la bajada en tobogán.... toda una experiencia:


Espero conocer otros tramos en futuros viajes, porque ¡a China tengo que volver!

Tras la Muralla, fuimos al Palacio de Verano de Pekín, que fue reconstruido para que la emperatriz Cixi pasara la época de más calor. Todo se dispone alrededor del lago Kunming, que es artificial, y lo hicieron con forma de melocotón, que es uno de los símbolos de "larga vida" para los chinos.


Tiene un precioso puente que une la orilla del lago con la isla central, se llama  Puente de los Diecisiete Arcos, y dicen que es una réplica del Puente Marco Polo, que se encuentra al suroeste de Pekín.


Tomamos uno de los barcos que cruza el lago, y que nos dijeron que simulaba a los que tenía en emperador.






Y cuando nos bajamos vimos el Barco de Mármol. La base es de bloques de piedra, pero la parte superior es de madera, pintada de tal manera que imita al mármol. La emperatriz Cixi lo restauró así, para celebrar sus festejos y recepciones.


Una vez vista esta maravilla, nos fuimos a pasear por el Gran Corredor, que es un pasadizo con hermosos techos de madera, construido para que a Cixi no le diera el sol durante sus paseos, ya que en China, la piel blanca es símbolo de belleza. Las vigas del techo están decoradas con más de 14.000 pinturas de la historia china.



Y tal como fuimos, volvimos....


Por la tarde regresamos al mercado de las Perlas para ultimar algunas compras, y nos fuimos para el hostel, a preparar la ruta de nuestro último día en China....

No hay comentarios:

Publicar un comentario